Este site utiliza cookies. Al continuar estás permitiendo su uso. Saber más.
 The best bookmakers at:I want to seize these offers now!

El jugador de Póker ídeal

El jugador de Póker ídeal

Este no es un artículo técnico, aunque, algunas de las características enlistadasdas aquí, deberían ser absorbidas por el lector.

por Academia   |   comentarios 0

Tengo vários grupos, con amigos del Póker, de debate de manos y estudio. Frecuentemente, hablamos sobre algunas características que buenos jugadores poseen o deberían poseer.

Este artículo, comienza a exponer como sería, en mi conocimiento, el jugador de Poker ideal, con sus características.

Inicialmente, creo que el jugador de Póker perfecto debe ser, naturalmente, inteligente. No me entiendan mal. Yo realmente creo que, en este deporte, trabajo duro vence talento. Pero no se puede negar que los más inteligentes están destinados al suceso, si estos tienen otras características importantes. Aún, un grado de inteligencia superior, facilita todo el processo de aprendizage del juego en alto nivel. 

Además de inteligencia, es necesaria mucha disciplina. Ya vi, algunas veces, buenos y prometedores jugadores, quedarse en el medio del camino por no ser disciplinados. Ellos jugaban fuera de su bankroll y no respetaban una serie de requisitos extremamente importantes para el suceso en el Póker. Aún sobre disciplina, el jugador ideal sabe que necesita estudiar constantemente el juego, y así lo hace, prácticamente diariamente.

La resistencia es fundamental, una vez que lidiamos con un juego en el cual no podemos controlar el resultado y, constantemente, lidiaremos con derrotas y downswings. Es necesario ser fuerte mentalmente para lidiar con grandes cambios en el dinero y la presión financiera. En ese punto, entra otra virtud: ser frío. La frialdad, en el Póker, es una característica esencial para los jugadores de élite. Usted necesita, siempre, mantener las emociones fuera de los fieltros, de lo contrário, no irá a tomar las mejores decisiones.

El jugador perfecto necesita ser humilde, para reconocer, diariamente, donde erra, lo que puede mejorar, y intentar sumar a su juego cualidades que ve en otros buenos jugadores. El ego es el sentimento que más lleva jugadores a la ruina, debiendo ser siempre dejado de lado, aunque se tenga que trabajar en ese sentido.

El jugador ideal respeta los fundamentos del juego, pero explora, sin piedad, a los jugadores más débiles. Él sabe que es de ahí que viene su pan. Él es humilde y de fácil contacto fuera de la mesa, pero cuando está jugando, no tiene piedad, queriendo destruir a cada otro jugador sentado a la mesa. Él es calculador, y sabe el porque de cada jugada, cada acción y cada palabra que dice durante la sesión.

El jugador ideal es educado, siempre. Él ve a los otros jugadores como potenciales clientes, y los trata bien. 

Para terminar, el jugador de Póker perfecto, todos los días, se intenta volver un poco mejor, entiende que vive de un deporte en constante mutación, y intenta estar siempre un paso al frente, corrigiendo sus errores y mejorando sus capacidades.

Daniel Dornelles
 

Compartir "El jugador de Póker ídeal" vía:

p