Este site utiliza cookies. Al continuar estás permitiendo su uso. Saber más.
United States, the best promotions, bonuses and bookmakers available at:
Take these offers now!

¿Apuestas directas perdidas? ¿Conoce las razones y qué hacer?

¿Apuestas directas perdidas? ¿Conoce las razones y qué hacer?

Varios resultados negativos activan una señal de advertencia sobre cuáles son los errores.

por Academia   |   comentarios 0

La sensación de victoria, ya sea profesional, personal o en las apuestas, libera sentimientos positivos, confianza y motivación para seguir adelante. Pero en la vida, no todo es un lecho de rosas, e inevitablemente nos enfrentamos a momentos desafiantes en los que las cosas no salen según lo planeado. Este es el caso típico de varias apuestas perdedoras, a menudo en secuencia, sacudiendo toda la estructura emocional y generando dudas en la mente del apostador. Nuestra respuesta a esto es estar tranquilos y analizar algunos puntos que serán fundamentales para salir de esto.
 
 
¡Forma parte de nuestro canal en Telegram - Haciendo Clic AQUÍ!
 
Tener equilibrio es una de las premisas. No te engañes en los momentos verdes, ni creas que todo va mal en los momentos rojos. A menudo ganamos apuestas sin una evaluación adecuada, contando con un poco de ayuda del cielo, así como también perdiendo apuestas, aunque hicimos un buen análisis, pero algo inesperado e inusual pudo haber sucedido en el evento. Es parte.

 
¡Consulta todos los PARTIDOS DE HOY y siguelos en vivo!
 
Otra buena forma de analizar estas apuestas es hacerse una pregunta. Algo como: ¿estoy haciendo algo que está contribuyendo a este daño? Una apuesta u otra negativa puede no estar relacionada, pero cuando ocurre en secuencia, se enciende una señal de advertencia. Puede ser una estrategia fuera de lugar, un análisis de juego impreciso, una excesiva confianza en uno mismo, porque cuando ganamos nos relajamos un poco naturalmente.
 
Revisar su estado mental es otro factor extremadamente importante. Estamos cansados ​​de traer artículos que relacionen las apuestas con el comportamiento de nuestro cerebro, y no es de extrañar. Momentos en la vida en los que estás un poco desanimado, falto de confianza o no sabes cómo lidiar con las derrotas, terminan afectando directamente tu noción y habilidad para apostar. En consecuencia, acaba tomando decisiones que en otras ocasiones no haría, simplemente porque nuestro cerebro ya está programado para actuar así en situaciones como estas.
 
Poniendo el daño en la mala suerte. Minimizar los resultados negativos es uno de los errores más comunes con los que nos encontramos al analizar el comportamiento de los jugadores. Muchos culpan a cualquier tipo de factor externo, y de esta manera crean una narrativa que no tiene ninguna ventaja. Sabemos que una roja u otra puede haber sido provocada por una expulsión o lesión a la estrella del equipo, es decir, cosas que no podemos calcular y que cambian todo el transcurso del partido. Sin embargo, estos son casos aislados. Llenarse de confianza o pensar que está en el camino correcto por haber perdido una apuesta "casi" o "casi ganada" no es la mejor manera de mantenerse rentable en este negocio.
 
Que lanze la primera piedra quien nunca corrió tras la derrota. A nadie le gusta perder dinero, y tratar de recuperarlo rápidamente es algo que todo jugador ha hecho en su vida. El problema es que algunos lo hacen todo el tiempo, incluso si los resultados muestran que no es la mejor manera. Doblar la apuesta, abandonar su método, su apuesta y apostar dinero en cualquier evento que ocurra inmediatamente después de su pérdida, incluso si no tiene un conocimiento completo de ese juego, son actitudes comunes en varios perfiles de apostantes.

 Si miras de cerca, todo lo que mencionamos está relacionado entre sí y, a veces, todo sucede a la vez. Pierdes una apuesta, crees que fue mala suerte, no evalúas correctamente tus métodos, duplicas el valor en el próximo evento y terminas perdiendo nuevamente, esta vez culpando a algo que sucedió durante el juego.
 
Fíjate bien en estas actitudes, ya que sabemos que no es fácil lidiar con una secuencia de rojos, pero es aún más difícil ser consciente de lo que estamos haciendo mal. Sin embargo, cuando logremos hacer este análisis con frialdad, los resultados definitivamente volverán a ser positivos. Buena suerte.