Menú
Inicio Puntos Academia Curso Pronósticos    Previas    Buscar pronósticos Estadísticas de fútbol Estadísticas de tenis Estadísticas de baloncesto Estadísticas de deportes de motor Artículos Promociones Concursos Foro

Este site utiliza cookies. Al continuar estás permitiendo su uso. Saber más.
  Visit our site in english Go to Betting Academy
           

Tipster: ¿Eres un informador o apuestas por intuición?


Tipster: ¿Eres un informador o apuestas por intuición?

Para saber si eres un informante o si apuestas por intuición, debes preguntarte a ti mismo:

¿Qué hace la diferencia entre tus apuestas y las apuestas de los demás?

¿Consigues crear líneas con mayor precisión que las casa de apuestas, o solo las imitas?

El título de este artículo plantea una cuestión muy importante, ya que la gran mayoría no sabe la diferencia entre:

  • un informante, que basa sus decisiones en números e información;
  • alguien que apuesta por intuición, quien basa sus decisiones en el conocimiento que tiene del deporte y de los equipos.

No es fácil hacer esta distinción, ya que a veces ni el propio tipster sabe explicar en que basa sus decisiones. En ciertos casos podrá pensar que basa sus decisiones en números e información, pero en realidad lo hace por intuición.

La cuestión es muy compleja. ¿Qué hace la diferencia entre tus apuestas y olas de los demás? ¿Qué te hace pensar que una apuesta es de valor?

Son cuestiones que te plantean aún más cuestiones. Pero todo se hace más fácil si haces la pregunta más importante:

¿La línea que has diseñado es mejor que la de las casas de apuestas? Esto es, ¿eres más preciso que las casas, o haces lo mismo?

Antes de concentrarnos en esta cuestión, es importante aclarar algo que todos los profesionales de las apuestas lo sabemos:

Un tipster es un informante, que base sus líneas en números, historiales, mucho conocimiento del deporte y de la liga y mucha información de calidad.

La información es la clave de todo. A los profesionales de las apuestas, no nos basta diseñar líneas más precisas que las casas de apuestas, ya que hay un enemigo aún más difícil de enfrentar: los demás apostadores. Estos son muchos más, son más rápidos y atentos y disponen de poder financiero para acabar con cualquier cuota de valor, antes mismo de que sean diseñadas las primeras líneas.

Mucha gente pensará que ser un apostador es fácil. Basta con escoger algo, apostar y esperar tener suerte. Pero en realidad es necesaria una base matemática fuerte y mucho estudio, para evolucionar en este mercado. Además, hay que enfrentar a otros apostadores, en una lucha diaria por cuotas de valor. Hoy en día, los apostadores enfrentamos al prejuicio, a las casas de apuestas, a otros apostadores, además de luchar por mantener la sanidad mental. Entonces, ¿Qué es fácil en todo esto?

Hay millares de tipsters, o por lo menos gente quien se presenta como si lo fuera. ¿Pero será que tiene lo que es necesario para ser un profesional?

Ya he escuchado a muchos tipsters diciendo que consiguen ganancias sin estudiar el mercado y sin información privilegiada sobre los eventos, enorgulleciéndose por su ignorancia.

Enganado

Hay mucha gente que apuesta por intuición, que en realidad sigue pagando para apostar, pero que vive en una ignorancia muy grande. Otros viven en un mundo aún más oscuro, en el que no hay evolución. Saben diseñar líneas, pero no hacen más que imitar a las casas de apuestas, porque no van más lejos de los números, porque no disponen de información de calidad.

Podría decir que si un tipster no sabe diseñas líneas no es un tipster, pero eso no es verdad. Conozco a algunos informantes que no diseñan líneas. Simplemente saben si una línea abrió por encima o por debajo de la cuota justa, basándose en nada más que buenas informaciones. El gran problema que enfrentan es el de encontrar a cuotas de valor, ya que normalmente todo el valor ya fue explotado por otros apostadores, por lo que las cuotas disponibles son justas o muy cerca del valor justo. En este particular su trabajo no es bueno, ya que deberían saber controlar mejor estas líneas, ya que a largo plazo sus ganancias serán muy inferiores debido a estas líneas justas.

Ahora, entrando de cabeza en el mundo matemático por detrás de las apuestas, si un tipster no hace más que imitar a las casas de apuestas, a largo plazo perderá la gran parte de su lucro. Esto si siquiera consiguen tener lucro.

El problema es que en este caso el tipster depende de inversores para mantenerse en el mercado. Así que en realidad no es un apostador, sino alguien que depende del lucro de los demás para obtener ganancias. Pero, ¿qué inversor apostaría en alguien que necesita apostar mucho dinero para obtener pequeñas ganancias?

Otro problema es que las casas de apostas ignoran a mucha información cuando diseñan sus líneas, además de que hay información que solo está disponible cuando ya han sido diseñadas las líneas. El papel del apostador, o tipster, es ajustar estas líneas a la realidad, como si colocara pesos en una balanza para nivelar las posibilidades del evento, antes que la casa de apuestas lo haga.

Oigo mucha gente decir que es imposible tener lucro en este mercado, ya que implica un gran riesgo y es demasiado inestable. Lo que pasa es que la gente que lo dice no dispone de una base completa para tomar las mejores decisiones a la hora de apostar. Esto es, a pesar del acceso a información de calidad, a la hora de definir las líneas de valor no saben qué hacer. A largo plazo, es como si tiraran dinero por la ventana.

Así que poco a poco pierden todas sus ganancias, apostando con cuotas justas y no con cuotas de valor. Al final pierden gran parte, sino todas sus ganancias. Es necesario recordar que hay lo que llamamos de varianza, o en realidad curva, ya que este concepto lo usan de forma errada muchos apostadores y jugadores de póquer.

Mi conclusión sobre este tema es que la gran mayoría de los tipsters son intuitivos, ya que no disponen de una base completa para tener éxito en esta profesión, mientras otra gran parte no hace más que imitar a las casas de apuestas, por lo que en realidad no hacen más que cambiar dinero con las casas de apuestas. pero hay también quienes disponen de la base completa, pero ignoran a la base matemática, por lo que no consiguen diseñar líneas precisas y definir la cuota mínima a la que deben apostar.

Pocos efectivamente son verdaderos profesionales. Pero en este artículo lo que me interesa es hacer una crítica constructiva y no negativa, ya que hay muchos buenos tipsters que, por pequeños errores, no consiguen ganancias a largo plazo, pero que fácilmente podrían mejorar.

Lo que aquí me interesa aclarar es que es que un tipster es un informante, esto es, no dispone de una buena base matemática, pero también de información de calidad, cueste lo que sea. Además, necesitar ser mejor que las casas de apuestas. Es el mínimo que debe hacer un tipster o apostador. Lo más difícil es mantenerse adelante de los demás buenos apostadores. Estos son los verdaderos enemigos en este mercado.

Un tipster es un informante que dispone de una buena base matemática y de información de calidad.

A todos vosotros que estáis empezando vuestro trayecto, lo que tenéis de hacer es aprender. Con estudio y dedicación lo conseguiréis. ¡No es difícil!

Espero que os haya gustado este artículo. ¡Abrazos!

 

Compartir "Tipster: ¿Eres un informador o apuestas por intuición?" vía:

Enviar un comentario

Comentários (0)

Buscar

Sportium
Bwin